Universidad de Harvard destaca la historia de una empresa colombiana que emprendió una reinvención total ante la llegada del COVID 19

Bogotá, febrero 2021Finalmente, tuve mi final felizcon este titular, la revista Harvard Review of Latin America, publicación de la prestigiosa universidad que lleva su nombre, publica la historia reciente de Finsocial, tras identificar en esta empresa colombiana valores que merecen ser reconocidos a nivel internacional y que contribuyen a la generación de ideas y prácticas que deben expandirse en la región.   

Este es el link de la publicación: https://revista.drclas.harvard.edu/finally-i-had-my-happy-ending/   

El CEO de la empresa colombiana Finsocial, Santiago Botero, fue invitado por el comité editorial de la publicación para contar la historia que empezó cuando llegó el COVID 19 a Colombia. Una historia de reinvención empresarial, con 600 trabajadores a bordo, que declaró al coronavirus como un amigo, lo reconoció como una oportunidad y hoy, meses después, reporta un crecimiento exponencial en varios de sus frentes.   

Inicia ciclo 2021 del Foro Educatech

La historia que púbica hoy Harvard Review of Latin Americal, está contada en primera persona por Santiago Botero que finaliza su escrito para seguir adelante: ¿Hay algo que me pueda hacer más feliz? No. Ciertamente un final feliz.   

Indudablemente, cuenta el colombiano, para bien o para mal, mi coronamigo cambió el mundo. Lastimosamente, algunos empresarios no se han percatado de ello y parecen estar esperando a que las cosas vuelvan a la antigua normalidad. Pero no será así, porque los pilares de la tierra se han desplazado. En consecuencia, aquellos emprendedores y CEO’s que sigan aferrándose a una noción quimérica de lo que solía ser normal terminarán ahogándose en la tormenta actual y perderán la posibilidad de convertirla en una bendición. En Finsocial hemos optado por lo último, por un final feliz, pero sólo como preámbulo de una nueva e incluso más alegre saga. Lo garantizo: esta gran historia continuará.   

Durante su recuento publicado hoy por la prestigiosa revista, Botero narra cómo, en primera instancia, debió evolucionar en el tema digital. De hecho, Finsocial, una fintech que ofrece servicios financieros soportados en la tecnología, ya había ganado un espacio en la digitalización, pero faltaba: Tras el anuncio del confinamiento obligatorio, escribió Botero, nuestro equipo reformó rápidamente los procesos tecnológicos de la empresa y en pocas semanas desarrolló una plataforma amigable, intuitiva y completamente digital para la originación de créditos de libranza (y también créditos de consumo).

Finsocial recibe USD 15.5M del fondo de inversión MSME de Symbiotics

En otras palabras, gracias a mi coronamigo, Finsocial se convirtió en el primer originador no bancario de créditos de libranza en Colombia en volverse totalmente digital. No es fortuito entonces que el negocio de Finsocial haya avanzado como nunca antes durante los últimos meses y la empresa se haya consolidado como una de las más sólidas y dinámicas en la industria fintech de Colombia”, narra Botero en Harvard Review of Latin Americal.   

La publicación registra el paso a paso que describe el CEO de la compañía tanto con el proceso de fintegración de los clientes, la estructuración y desarrollo de nuevos créditos que, “por un lado, se adaptaran a las nuevas condiciones financieras y de flujo de caja de nuestros clientes ante la pandemia, mientras que, por otro lado, mantuvieran los mínimos niveles de riesgo crediticio que han caracterizado el portafolio de crédito de nuestra compañía”, anotó Botero.     

Mientras todo esto sucedía, contó el líder de Finsocial en la publicación, y por supuesto como consecuencia de nuestra capacidad para transformar semejante tormenta en una bendición, la confianza de los mercados de capitales, tanto doméstico como internacional, se acrecentó. Para empezar, Fitch Ratings mejoró la calificación de Finsocial como Administrador Primario de Activos Financieros de ABPS/S2-(col) a ABPS/S2 (col), con perspectiva estable. Así pues, no es fortuito que, pese a las condiciones económicas globales y nacionales, recibiéramos importantes inyecciones de recursos para fondear nuestros préstamos, tanto de instituciones extranjeras, como Morgan Stanley y Symbiotics, como de las principales entidades financieras de nuestro país. De hecho, por primera vez en la historia, Bancoldex, el banco público de segundo piso más importante de Colombia, le extendió a Finsocial una importante línea de crédito para fondeo de empréstitos digitales, admitiendo como garantía los pagarés desmaterializados que vinculan a nuestros clientes.   

Finsocial lanza primera titularización

 Por si fuera poco, a finales de año nos convertimos en el primer originador de crédito no bancario en Colombia en titularizar una cartera de créditos de libranza en el Segundo Mercado. Dada la calificación A(col) emitida por Fitch, la titularización fue suscrita en su totalidad por fondos de inversión administrados por entidades financieras reguladas en Colombia. Unos días después, la misma agencia de calificación crediticia asignó a Finsocial una calificación nacional y de largo plazo inicial de A+(col), con perspectiva estable, debido al perfil de riesgo, modelo comercial y reciente dinámica de crecimiento de la compañía. Y esto no es todo. En el primer trimestre de 2021 emitiremos USD $45 M en bonos que se adhieren a los Principios de los Bonos Sociales (SBP por sus siglas en inglés), respaldados por una garantía del Gobierno Nacional del 70%.   

Para la presidenta del Congreso Hispanoamericano de Negocios, la colombiana María Victoria Valencia, el interés de la revista Harvard Review of Latin America en la historia de Finsocial, “representa la valía que da la publicación a esta empresa ante la pandemia, como una visión que inspira, aporta y general valor”. 

Leave a Reply

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad